EPI

Es una técnica de fisioterapia minimamente invasiva donde introducimos una aguja de acupuntura previamente ecoguiada con un ecógrafo de ultima generación y asi poder dirigirla con mayor precisión posible sobre el tejido diana. Una vez situada correctamente se aplica una corriente galvanica que provoca una reacción química llamada electrolisis, que a su vez provoca una reacción inflamatoria local permitiendo la fagocitosis y la regeneración del daño tisular.

Se utiliza para toda aquella patología tendinosa de larga duración asi como tambien en fases agudas para garantizar una adecuada respuesta inflamatoria por parte del organismo (tendón rotuliano, supraespinoso-manguito rotador, tendón Aquiles, epicondilitis-codo tenista, roturas musculares, fibrosis, hematomas, esguinces, fasciosis plantar…).

Una vez situados sobre la zona a tratar, podemos actuar de dos maneras dependiendo de la fase:

— cuando existe hematoma, se realiza una Hematoforesis que consiste en gasear la sangre, eliminando su contenido hídrico y preservando el proteico, con el objetivo de evitar posibles complicaciones como por ejemplo la miositis osificante y la proliferación excesiva de tejido de reparación.

— una vez pasada la fase de hematoma, el siguiente paso es trabajar sobre la cicatriz, actuando sobre el tejido inmaduro, favoreciendo la regeneración tisular a través de la reacción inflamatoria y poder conseguir una cicatriz en las mejores condiciones posibles de elasticidad y biomecanica.